Carahue es China (Ricardo Herrera Alarcón)

Carahue es China (2023)

Ricardo Herrera Alarcón (1969)

Editorial Aparte

72 páginas

 

Tendido en el fumadero de opio. La realidad borroneada en Carahue es China de Ricardo Herrera.
Por Marcelo Guajardo Thomas

 

¿Qué ocurre cuando un espacio físico se cuela por donde el lenguaje hace alardes y registra el paso del tiempo? Es un motivo de disputa intelectual el hecho de que el escritor pueda o deba alardear de su labor y darle un nombre nuevo a ese espacio físico; es posible que rehúya y atesore de la misma forma intensísima. La poesía es esa forma intensísima de abordar la naturaleza física y circundante.

Desde el inicio, el texto nos presenta dos lugares forzados en su significación, acompasados y distantes se encuentran en el título; nos convence, o tal vez no, de que Carahue está insólitamente espejeado en China y viceversa, con la confusión y el desplome de percepciones que esto supone. Brevedad y sutura, trazos empíricos limpios de una cultura o de un espejo de ella, su contracara o su resabio, lo que sea, desde allí Herrera despliega precisamente lo que en el prólogo dijo evitar, el relato biográfico, pues se cuela en la nube de opio, mientras yace tendido en el fumadero de Carahue. Veamos.

El atento crepúsculo y lo que rodea el sueño, la ciudad en ese espacio de trasformación hacia la noche y en ella parece los principales recursos del texto en su mayoría conducidos en el cotidiano nocturno, pero también, en las imágenes imposibles que atesora en su vagabundeo, sin duda las mejor logradas, pues en la observación se filtra la otra ciudad, la que está oculta. Es allí donde obtiene su material, deambulando, en el trasiego del delirio y la reminiscencia de un lugar que va y viene en su memoria.

También unos poetas tibetanos

a los que Mara les cosía las heridas en el hospital

unos poetas coreanos desconocidos

que fumaban amapolas en el puente colgante

(Pirucha les vendía relojes y poleras

sus cuadros a lo Pollock)

fueron amigos del padre de Carrillo

y el pequeño Pedro los observaba obnubilado

mientras escribían y pintaban sobre cartón piedra

El poemario elude, como dice su prólogo, el relato autobiográfico. Pero a mi juicio sólo en apariencia, pues la forma de aquella apariencia es la niebla de la posmodernidad que desdibuja los contornos de los objetos, las ciudades, las ideas. Es por ello que Carahue es susceptible de ser China y un pastel de papas gigante la muralla que protege al imperio. El relato delira en esa perdición, aquella trasposición de materiales culturales, diluidos y borroneados en el amplio crisol posmoderno. Esa neblina que llega desde el rio cubriéndolo todo; “Carahue es una nube de opio entre los cerros”, nos dice le poeta desde el fumadero:

“una muralla de carne molida y puré que une Carahue con Pekín / y que puedas observar desde la luna / abrazado a Li Tai Po”.

Personalmente creo que los mejores momentos del poemario son alcanzados cuando el hablante se deja ir en este delirio; son los más, sin duda, pero hay pasajes en que los textos realizan una deriva reflexiva, perdiendo intensidad, para luego retomar aquello que en palabras del propio Herrera es su forma, personalísima, de flâneur (ese viejo anhelo), y agregaría: desde la misma matriz cultural, sus iluminaciones y sus variantes en este mundo posmoderno.

En aquel intricado ácido de la posmodernidad, en ese lente borroso donde todo deja de ser y se vuelve una réplica, es allí donde ancla el texto el poeta Herrera, y esa suma, con sus derivas, algunas logradas y otras no, concluyen un libro que es otro trozo de la historia cambiante de ciudades y pueblos borroneados. En el delta de aguas salobres y dulces que es la posmodernidad y su furia, el texto se vuelve valioso precisamente por ser un trozo de aquella furia.

Marcelo Guajardo Thomas (Santiago de Chile, 1977).  Poeta. Ha publicado los libros de poesía; Teseo en el mar hacia Cartagena y epílogo de la aventura, Ediciones del temple, Santiago 2001.  Un momento propicio para el exilio, Editorial Das Kapital, Santiago, 2011. Puerta Azul en muro de adobe,  Editorial Cuadro de Tiza, Santiago, 2014.  Los celacantos y otros hechos extraordinarios, Ediciones Overol, Santiago, 2015 . Cinco días de caminata de la misma editorial en 2021 y Poesía en Breve de Editorial Usach en 2023. En narrativa ha publicado las novelas juveniles La bicicleta mágica de Sergio Krumm, ediciones SM, Santiago 2013, y Rapaces, ediciones SM, Santiago 2018. En el 2017 obtiene el premio Pablo Neruda de Poesía Joven.

Lo que leímos

Publicado por el equipo de Loqueleímos.com

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *