La condición intelectual. Informe para una academia (raúl rodríguez freire)

La condición intelectual. Informe para una academia

raúl rodríguez freire

Ediciones Mimesis

ISBN: 978-956-09145-0-7

169 páginas

 

La condición intelectual es un ensayo que piensa, discute y problematiza el lugar que detentan los y las trabajadoras “del saber” sobre los modos de producción que, dentro del mundo de la academia, les incumben. Este punto de partida no es casual, sino que Raúl Rodríguez lo adopta no solo por ser su medio de superviviencia, sino que la vez desde la convicción de que la universidad constituye un espacio central en la vida social y económica. Tal como el propio autor extracta a propósito a Thayer, «nuestra óptica y modales son universitarios no solo a causa del sistema educacional directo. No se requiere haber transitado por un currículo específico para estar formateado por la universalidad de la universidad». Y continúa Rodríguez: «Desde la parvularia, si es que no incluso desde antes, hasta la publicidad, todo ha sido decidido universitariamente y cada vez más en función de la economía general de la sociedad contemporánea. Ello implica, entonces, que si la universidad constituye un dispositivo nodal para los procesos de acumulación, no hay que verla entonces como un espacio irrelevante sino central para las luchas contemporáneas».

Entonces, en su recorrido por La condición intelectual, Raúl Rodríguez pondrá de manifiesto y discutirá con las formas en que se genera conocimiento e investigación en las universidades, especialmente en las humanidades, con sus procedimientos de escritura y publicación de papers, con la importancia —a veces ridícula— que se le otorga al proceso de publicación para la obtención de fondos, sin importar nada más que la novedad y la cita cruzada entre académicos, como una forma de validarse ante las instituciones, mantener sus puestos de trabajo, obtener becas, ser citado a congresos y ponencias. Las investigaciones y sus textos pierden importancia frente a la exhibición permanente de sus autores.

Rodríguez, como es natural, sigue el análisis de Marx para someter a evaluación la forma en que el trabajo intelectual se ha precarizado, y en cómo los académicos se han visto forzados a convertirse en empresarios de sí mismos, publicando en revistas indexadas para ser vistos, y en ciertos sitios webs, únicamente para poder ser referenciados o citados —y casi nunca leídos—.

«Efectivamente, lo que hizo el capital humano fue transformar a cada persona en su propio empresario, desplazado la figura del trabajador, dable de emancipación. Y con el tiempo, se naturalizó de tal manera que ya ni siquiera es necesario citar a los neoliberales que lo crearon… (…) Es la base incuestionable de la acumulación, a la que eufemísticamente se refiere como “crecimiento”. Por eso en Chile hay miles de becas para producir “capital humano avanzado”» (pág. 65)

«En otras palabras, debemos publicar en espacios que se sustraigan a la valorización privada y comercial, espacios que habrá que inventar colectivamente. La rigurosidad del trabajo que hacemos no puede continuar secuestrada por los falaces indicadores que promete la indexación” (pág. 144)

El autor es alguien que viene pensando sus referencias y su contexto de trabajo. Este no es un libro academicista, este es un libro suelto, bullente, donde uno ve cómo circulan las ideas, las obsesiones personales. Es un libro que desde la misma manera en que se presenta, en cómo se disloca el texto en la página, en su montaje dinámico, uno puede ver que está hecho para escapar de las normas de publicación de la academia e insertarse lateralmente en ella, y problematizar las formas y medios en que se produce el conocimiento al interior de esta. Ciertamente es un ensayo que interesará principalmente a académicos y personas ligadas a ese mundo, sin embargo, puede ser leído con interés por cualquier persona que pretenda razonar por las formas en que se construye el pensamiento en las universidades. Es un texto interesantísimo, que conversa con otra obra de este autor de aún mayor calado, titulada La forma como ensayo, un excelente ensayo suyo que no puede dejar de citarse, donde ya puede verse cómo Raúl Rodríguez viene problematizando los espacios y formas en que el pensamiento se materializa, y los medios (materiales también) a través de los que lo hace.

Written By
More from G. Soto A.
Te convertirás en un extraño (Nicolás Campos Farfán)
Te convertirás en un extraño (2018) Nicolás Campos Farfán (1983) Los Perros...
Read More
Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.