La vida mentirosa de los adultos (Elena Ferrante)

La vida mentirosa de los adultos (2020)

Elena Ferrante

Lumen

ISBN 9789566058144

386 páginas

 

Elena Ferrante es una escritura cuenta con prestigio mundial gracias principalmente a su saga Dos amigas, que también ha publicado Lumen y que ha recibido excelente recepción crítica, y más de alguna suspicacia de ciertos sectores que no reciben muy bien su carácter de bestseller. Sin embargo, cada nueva publicación de Ferrante —o de la enigmática autora que se esconde tras ese seudónimo— es esperada y recibida con entusiasmo por todo tipo de lectores.

La vida mentirosa de los adultos es una novela de crecimiento. En ella, Giovanna recuerda el momento cuando todavía siendo una niña, a los doce años, oyó a su padre decir que era fea,  que se estaba pareciendo a su tía Vittoria, hermana del padre, a la que odia y con quien no mantiene contacto por largas y confusas peleas familiares. Desde ese momento la pequeña Giovanna emprende el viaje que implica el paso de la niñez a la adultez, cuando se decide a conocer a la tan vilipendiada Vittoria y se da cuenta que es totalmente distinta al pomposo e hiperintelectualizado padre. Vittoria es una deslenguada, una suerte de maelstrom que arremolina todo a su paso y lo hace confluir hacia ella: absorbente, encantadora e intolerable por partes iguales. A causa de esa tía, de su ausencia de filtros, de su tratarla como a una persona adulta, es que se dará cuenta cómo sus padres y todo el mundo a su alrededor miente descaradamente, cómo todo el mundo sostiene su vida en inconsecuencias, pequeñas y mayores, y cómo ella misma, si se da el caso, puede beneficiarse de mentir, y de lo tan bien que se siente mentir.

“Yo te entiendo, piensas que le he destrozado la vida a tu madre y ahora quieres vengarte destrozando la mía, la de Costanza, la de Angela e Ida. Su tono parecía bondadoso, pero noté toda su tensión y me asusté, temí que de un momento a otro fuera a pegarme, que acabáramos estrellándonos contra una pared o contra otro coche. Él se dio cuenta, murmuró: me tienes miedo. Mentí, dije que no, exclamé que no era cierto, que no deseaba su ruina, que lo quería. Pero él insistió, derramó sobre mí miles de palabras. Me tienes miedo, dijo, ya no te parezco el de antes, y quizá tengas razón, quizá de vez en cuando me convierta en la persona que nunca quise ser; perdóname si te doy miedo, dame tiempo, verás que volveré a ser como me conoces; ahora estoy pasando por una mala época, todo se está viniendo abajo(…)”

Es así como Giovanna, en los años siguientes, no solo aprenderá a mentir para su provecho, sino que aprenderá a reconocer cómo los adultos en torno a ella mienten, mienten en sus relaciones y se hacen daño unos a otros, cómo las familias se separan por infidelidades, por malos entendidos o simple maldad.

Elena Ferrante no construye anécdotas emocionantes, de grandes e inesperados giros, por el contrario, construye personajes espesos, profundos, contundentes (especialmente los femeninos), que no son buenos, no son malos, sino que son personas interesantes, con claros y oscuros, con momentos afortunados y reveses, y que ocupan un lugar en el mundo. Sus personajes femeninos son siempre complejos y convincentes, y son capaces de ir creciendo y progresando ante nuestros ojos. La Giovanna que recuerda su sorpresa al comienzo del libro es totalmente otra persona, ya una adulta, compleja y capaz de ser insincera hacia el final del libro.

“Por primera vez me parecieron mezquinos, tal como los había descrito Vittoria, y por eso evité por todos los medios ver a Ángela y a Ida, tener noticias de ellas; temía que me preguntaran por mis notas o, qué sé yo, por cómo me iban las cosas en segundo de bachillerato superior cuando en realidad estaba repitiendo primero. Mentir me gustaba cada vez más, sentía que rezar y contar mentiras me daban el mismo consuelo.”

Ella ha dado el paso del mundo de los niños al mundo de los adultos y la autora nos ha hecho presenciar todo ese progresivo tránsito en La vida mentirosa de los adultos, y aquel cambio ha sido a tal punto evidente que incluso la propia protagonista se da cuenta cuando comienza a operar: cuando sus palabras logran decir algo diferente a lo que pronuncian, cuando consigue producir un doble sentido entre lo que enuncia y lo que piensa, cosa que va más allá de una simple mentira. Hacia el final del libro Giovanna también es una adulta, también miente tal como le reprocha a sus padres, también aprende a construirse un mundo que le acomode.

Written By
More from G. Soto A.
Nemo enim ipsam voluptatem
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget...
Read More
Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.