La bestia del corazón (Herta Mûller)

Reseña remitida por:
Alejandro Hinojosa

La bestia del corazón (1994)
Siruela (1ª edición)
ISBN  978-84-9841-373-1
Herta Mûller (1953 –       )
196 páginas
Precio referencial $6.900
…Comprobó que no tenía miedo,
lo cual es siempre un complaciente engaño…
Susan Sontag


          Insistir en escribir como actividad rutinaria es siempre un desafío, desafío que en mi caso enfrento con la arrogancia propia del ignorante. De ahí la cita a la Sontag. De ahí la elección de Herta Mûller como la primera a quien me atrevo a leer en voz alta, porque en definitiva al escribir sobre ella no hago otra cosa que no sea leer en voz alta: para que todos me escuchen, para que todos se interesen en esta descendiente de campesinos suevos, rumana hablante en alemán o alemana condenada por la historia a expresarse en rumano. Esta poetisa que escribe en prosa o tal vez novelista que escribe poesía. Esa es la gracia de la Mûller, Premio Nobel de Literatura en 2009. ¿Cuál es su atractivo? Poesía en prosa: poeta novelista; o prosa en poesía: novelista poeta. 

          Como señala uno de sus personajes en la novela que nos inspira estas líneas: “…Cuando callamos, nos tornamos desagradables. Cuando hablamos, nos tornamos ridículos…”. La dicotomía de una novela escrita en una exquisita poesía que te impide, no obstante estar omnipresente, ver y sentir la opresión y el horror de la dictadura rumana. Con personajes que soportan el peso de la individualidad al interior de un sistema que buscaba y perseguía la uniformidad y la armonía de masas colectivizadas. En ningún párrafo de la novela se habla de horror, de golpes o de torturas. Sin embargo están ahí. Presentes en cada párrafo.Con el capitán y su perro de idéntico nombre, con las huídas en ese viaje imposible como es el suicidio. Con el horror de ser diferente al interior de la fábrica, del colegio, del pueblo o la ciudad. Del exilio, del cual no se habla, sino que se percibe. A veces pienso que la Mûller no hizo sino reescribir Cien años de soledad en clave de dictadura de Europa del Este. Curioso el símil, ya que de todos los novelistas o cuentistas, creo que a García Márquez es al único que no se le conocen versos ni incursiones en la poesía. Curioso toda vez que la novela y la novelista dan como para una conversación entre personajes del clan Buendía: una mujer que escribe sobre el horror sin nombrarlo, una novela que concluye con el primer capítulo ya escrito o que comienza con el último capítulo apenas intuido. Una escritora que escribe en círculos, descendiente de campesinos suevos, hija de un combatiente alemán que sirvió en las Waffen-SS y a quien en la novela describe con estos versos:

…El padre nunca se vio obligado a huir. Había llegado al mundo cantando. Había hecho cementerios…Una guerra perdida, un soldado de las SS que vuelve a casa… Había hecho cementerios y no tardó en hacerle un hijo a la mujer…

  
         Así es Herta Mûller, campesina sueva que soportó y escribió sobre la dictadura sin siquiera nombrar al dictador. Les invito a conocerla. Espero hayan soportado estoicos mi lectura en voz alta, esa que sin miedo concluyo en este momento, aunque siguiendo a la Sontag creo que con el tiempo seré un poco más precavido y menos arrogante al entender o percibir mis miedos.

Written By
More from Lo que leímos
Texto de presentación de “la cueva” de Fernanda Meza, por Analaura Núñez
Casas, bestias y heridas Sobre la cueva, de Fernanda Meza Editorial Anagénesis...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.