Entre los Poros y las Estrellas (Emmanuel Tornés Reyes)

Entre los Poros y las Estrellas (2009)
Emmanuel Tornés Reyes (?)-Recopilador
Casa Editora Abril
348 Páginas
Sin precio Ref.
Hay algo acerca de Cuba, algo mágico quiero decir. Algo tienen sus calles adoquinadas, algo sus mulatas de caderas anchas, algo la música que se respira en el aire. Algo tiene ese país detenido en el tiempo, con sus autos antiguos, restaurados y aún en marcha, algo sus edificios a mal traer, restaurados y aún utilizándose, algo incluso en su forma de hacer gobierno, quimérica, revolucionaria, mal entendida. Algo tiene toda esa gente que ama a su país, e incluso algo hay también en los otros, aquellos que a pesar de quererlo escapan de él. Cuba es un país para llenarse de líneas al estilo realismo mágico, inverosímil pero aún así sucediendo día a día. Por todo lo anterior, por toda esa incomprensión, por toda aquella falta de lógica que, sin embargo, hace palpitar a ese país, fue que cuando me obsequiaron estos tres libros sobre literatura cubana (el primero ya reseñado por mí con anterioridad, el segundo mantenido en un silencio que no vale la pena explicar acá y con este término esta secuencia) contuve el aliento, expectante, secretamente emocionado, esperando encontrar en sus líneas aquella confesión oculta, el secreto mejor guardado, al miedo más profundo, o a la verdad escondida entre las fronteras cubanas.
Este libro es, como el anterior, una antología de cuentos. La temática en este caso (la anterior estaba delimitado por el marco de mujeres cuentistas cubanas contemporáneas) se encuentra circunscrita al tema del amor. Del amor con mayúscula y también con minúscula. Del amor fraternal, del de pareja, del amor netamente sexual, de aquel que parece amor pero finalmente no lo es, de ese amor que más parece odio, del amor que cabe en el recuerdo, del amor que se acaba y del amor que comienza, todo ello en sus variantes, heterosexual y homosexual. Mi principal queja con mi anterior libro cubano reseñado era su falta de Cuba en sus líneas. Y no es que esperara visitas relatadas a sus muchos lugares históricos, o descripciones turísticas de lugares, sino que por el contrario, eché en menos ver realmente interactuar a sus personajes, en sus relaciones cotidianas, de manera que en ellas pudiese ver, entender y presuponer a la idiosincrasia de un pueblo. Y bien, acá sí vi superado ese escollo. Creo que el tema era propicio y, al no tener la limitación del genero en cuanto a su escritor la visión puede ser más amplia y menos “a pie forzado”. ¿Qué hay en este libro, entonces? Un sinfín de personajes interrelacionándose desde sus emociones, engañándose, amándose, desengañándose, odiándose, acompañándose, queriéndose. Hay toda una fauna de personajes, algunos más logrados que otros, viviendo una cotidianeidad en torno a esta temática universal que es el amor. No piensen, ni por un instante, en que se trata de un libro en el que el gustillo que deja resulta ser dulzón, muy por el contrario, hay más situaciones de desamor que de las otras, así que no teman en encontrarse –si es que alguna vez llegan a leer este libro- con una sucesión de escenas rosas. Yo habría arrojado el libro lejos antes de la mitad si así hubiese sido. El escenario es esencialmente Cuba, pero tampoco se queda olvidada la verdad de la emigración. La revolución lo tiñe todo, de una manera u otra. Las situaciones son muchísimas, las anécdotas numerosas, la calidad de los cuentos también es muy variada. Ese es mi principal temor con las antologías y esta no se escapó de dicha premisa. El nivel de los cuentos es tan disímil como su extensión. Hay algunos muy bien logrados, escritores con una prosa limpia, sin rimbombancias ni falsas afectaciones; hay otros que conviven en las mismas páginas en virtud de algún mérito que no logré captar. En eso quizás este libro se parece a la misma Cuba: tiene sus partes hermosas, ha sido capaz de guardar instantes del tiempo, pero así mismo, posee momentos para olvidar, que uno desearía poder simplemente pasar por alto. Pero estamos hablando de Cuba, y si la pretensión es conocer un poco más de ella, lo más correcto sea simplemente hacer el tour completo y aprender de todos sus altibajos. Pero no se queden sólo con esto último. Si desean conocer algo de la literatura cubana, esta es una bastante buena opción, con un panorama harto amplio y en una temática que permite reconocer las situaciones cotidianas, aquellas que sí constituyen la vida de una persona. Un recomendado para satisfacer a los curiosos como yo de estas lejanas latitudes.
Written By
More from Lo que leímos
El astrónomo José Maza y su libro “Somos polvo de estrellas”
"Somos polvo de estrellas", dijo alguna vez el gran astrofísico, divulgador y...
Read More
Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.