¿Flotan los pétalos en el espacio? y Fin del verano (Chika Sagawa)

¿Flotan los pétalos en el espacio? (2020)

Chika Sagawa (1911-1936)

Pez Espiral

ISBN: 978-956-9147-83-8

61 páginas

 

 

Fin del verano

Editorial Abducción

Chika Sagawa (1911-1936)

ISBN: 978-956-9673-16-0

163 páginas

 Un doble, hasta un triple valor tiene la publicación reciente de dos antologías de Chika Sagawa: ser las primeras traducciones al español, poner en circulación a una poeta desconocida dentro de la conservadora tradición poética japonesa y, por último, hacerlo con la calidad que lo hacen, donde cada detalle, desde los prólogos, la selección de poemas, la incorporación de los textos originales del japonés y el diseño, destacan enormemente.

La poesía de Chika Sagawa, a primera vista, es una poesía orgánica: proliferan por doquier insectos, vegetación y naturaleza. Es escasa la presencia de los espacios urbanos, inclinando el imaginario a lo silvestre que no parece una bucólica estampa rural ni menos se queda en el locus amenus. La hablante de los poemas de Sagawa complejiza esta relación y construye atmósferas enmarañadas, amplias en su alcance, que desnudan sus mecanismos de sobrevivencia, cito del poema “Insectos” del libro Fin del verano: “Al dar vuelta su disfraz cegador, la noche urbana duerme como una mujer.// Ahora pongo a secar mi caparazón./ Mi escamosa piel es fría como el metal” (pág. 25).

Este imaginario orgánico que no para de reproducirse dentro de los poemas, sigue el sendero tradicional de la poesía japonesa, que se detiene en la contemplación del paisaje y reflexiona sobre la naturaleza estacional de la vida. No obstante, este diálogo que se mantiene dentro de todos los poemas, rechaza la impersonalización, por ejemplo, del haiku y sostiene en una primera persona los procesos que pasan por su retina, imbuyendo de una percepción particular cada suceso, leemos en el poema “Por favor cúbranme con tierra cada año” del libro Fin del verano: “Sin fuerza camino en silencio/ me aferro a la madreselva de la orilla/ agachada junto al camino./ Oh invierno, viejo decrépito/ tu larga cabellera se ha secado/ y quienes caminaron sobre ella/ también han muerto junto a sus recuerdos” (Pág. 95). Sagawa revela el funcionamiento del mundo en un escenario donde nunca está ausente la violencia: la mañana y la luz del sol que abre el día como dos hombres derribando a martillazos una pared de oscuridad, la luz que “le corta el cuello a la noche”, el chef que atrapa el azul del cielo mientras “un pollo se desangra”. Sagawa retuerce la delicadeza y armonía que busca y venera la tradición y la invierte, consiguiendo imágenes más fuertes, pero también preguntándose en ese gesto que es lo verdaderamente “bello”.

La figura de los astros, el sol que va y viene, tanto como la noche, el atardecer y las estrellas. Casi como pintando un lienzo. Chika Sagawa elabora cada uno de sus poemas sobre estos fondos, los determinan la forma en que se miran y desentrañan las cosas, leemos del poema “Ascenso” del libro ¿Flotan los pétalos en el espacio?: “La boca de la noche se abre, escupe bosque y torres de reloj./ El sol se levanta y corre por la calle de vidrio azul./ La ciudad es cortada en rebanadas de música por autos y faldas,/ se sumerge en la vitrina./ El puesto de frutas huele a mañana./ Incluso allí el sol se multiplica en lo azul” (Pág. 25). Es la hablante abriéndose a las cosas como un insecto o una flor o una hoja, extendiendo sus alas, pétalos o nervaduras a la luz hiriente y asfixiante, pues hay sobre todo una inclinación a la noche. Aparte de sus poemas, también es importante destacar dentro ¿Flotan los pétalos en el espacio? la inclusión del diario de la hospitalización de Sagawa, donde describe con brutal lucidez sus días dentro del hospital a la espera de exámenes, diagnósticos y visitas, enumerando los hitos de cada día, recogiendo los últimos detalles de su existencia.

Tanto Fin de verano y ¿Flotan los pétalos en el espacio? son libros tremendamente valiosos, complementarios, no repetitivos, que engrosan una lista incipiente de publicaciones de autores y autoras japoneses en Chile. Libros que le hacen honor en su manufactura material, en la traducción y los textos complementarios a una poeta como Chika Sagawa.

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *