Sputnik, mi amor (Haruki Murakami)

Sputnik, mi amor (1999)
Haruki Murakami (1949-)
Tusquets
244 páginas
Precio referencial: $11.130
“La soledad es el imperio de la conciencia”
Gustavo Adolfo Bécquer
El satélite Sputnik 2, del programa espacial llevado a cabo en el año 1957 por la Unión Soviética en plena Guerra Fría, fue la nave que llevó por primera vez fuera de la esfera terrestre a un ser vivo; una perrita llamada Laika, que seguramente quedó anonadada ante la inmensidad del Universo y de cuya existencia, hasta el día de hoy, nada se sabe.
Sin embargo, cuando aquello sucedió, muchos seres humanos se quedaron en la Tierra, indiferentes a lo que ocurriera en el espacio exterior y a lo que pudiera pasarle a Laika. Siguieron sufriendo sus penas, disfrutando sus alegrías y viviendo sus vidas. El profesor K., protagonista de esta novela, es un eventual representante de uno de estos hombres cualquiera, los que se quedaron con lo suyo pasase lo que pasase en el exterior de su mundo.
En esta novela el profesor de primaria japonés nos cuenta sus experiencias, las que por sobretodo están emparejadas de alguna manera con las peripecias de Sumire, su amiga más íntima y de quien está enamorado hasta lo inexplicable. La vida de este pedagogo es un tanto monótona y fría, y sólo se ve iluminada y cálida por los momentos que comparte con la extraña Sumire. Pero ella conoce a alguien: Myû, una oficinista de mediana edad muy misteriosa y atractiva, con quien siente una conexión interior.
Ésta mujer empieza a inmiscuirse con Sumire y la invita a trabajar con ella, lo que conlleva que el protagonista la veo menos y piense más en todo y en ella, es decir, que se quede completamente solo consigo mismo. De esta manera, Sumire se une cada vez más con Myû y, por asuntos de trabajo, se van a un viaje por Europa, desembocando en Grecia, específicamente en una pequeña isla del Mediterráneo, donde todo empieza a ponerse más difícil y comprometedor en el mundo tallado por Murakami y en las vidas de los tres personajes que se nos permite conocer.
Sputnik, mi amor es un libro rápido de leer aunque muy penetrante, que nos muestra lo que significa la soledad más íntima y lo complejas que pueden llegar a ser las volteretas psicológicas de hombres y mujeres que son como nosotros y que comparten, aunque sean de un extremo cultural distinto como lo es Oriente, los mismos difusos patrones emocionales. Una pequeña historia que nos permitirá conocer otros puntos de vista pero que, aún así, nos recordará lo que somos como género humano.
El nombre del satélite que hace 53 años envió la URSS hacia el firmamento, Sputnik, significa en ruso “compañero de viaje”. Como satélites orbitando alrededor de nuestro planeta, K., Sumire, y Myû de vez en cuando se acompañan, pero también vagan por entre las vigas de la existencia, sin jamás chocar realmente, ateniéndose sólo a roces en momentos ínfimos como la arena y a perderse –o encontrarse- en la inmensidad de sus propios espíritus.

 

Tags from the story
,
Written By
More from Lo que leímos
Un libro que no existe (Gustavo Barrera)
Un libro que no existe (2021) Gustavo Barrera (1975) Provincianos editores (2021)...
Read More
Join the Conversation

4 Comments

  1. says: T.

     <br />He leído un par de veces a murakami, algunos relatos cortos que escribió como &quot;el hombre de hielo&quot;. Me parece fantástico cuando habla de ficción, pero en cuanto se refiere a mujeres y cosas relacionadas a ellas, realmente pierde peso, por más que sea compatriota mío. <br />Siempre he admirado más a Yukio Mishima que a Murakami en cuanto a literatura se refiera.<br /><br /><b>T.</

  2. says: Anonymous

    Murakami: moda. Ello no le quita méritos, sus temas o personajes o caracter´sticas son similares en sus novelas. Verdadera literatura japonesa? Yasunari Kawabata, o, como dice T. Yukio Mishima

  3. No es de lo mejor de Haruki, en especial si ya has leído El Fin del Mundo y un Despiadado País de las Maravillas o After Dark. No creo que se una moda como Stephanie Meyer, Agatha Cristie o Stephen King ya que muchos lo consideran un escritor de culto. Pero eso no significa que sea un ícono de la verdadera literatura japonesa como Banana Yoshimoto o Yukio Mishima. Desde mi parecer tiene obras muy

Leave a comment
Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *