Al sol invicto (Henobarbo)

al-sol-invicto

Al sol invicto (2014)

Henobarbo (1980)

Lecturas Ediciones

ISBN: 9789569465017

 

Por Juan Santader

Pienso en Al sol invicto como una curiosa amalgama de versos bélicos, mentales, históricos y hasta ocultistas. Lo leí en un tiempo que coincidió con la experiencia de ver Sans Soleil de Chris Marker y tendí a pensarlo como un montaje de poemas con videos, como fragmentos de un recorrido de tesis y divague. Las referencias a personajes históricos muchas veces me dejaron un poco fuera de la lectura, pero ese mismo efecto críptico, o que exige un lector con una enciclopedia amplísima, genera ese efecto de fantasmagoría de las culturas y las épocas a través del tiempo tan propio, por ejemplo, de los Cantos de Pound. También hay textos a los que uno accede más, ya que las referencias parecen un tanto más accesibles, centradas en la época de la Contrarreforma y el Barroco.

 

En el año de 1593

al cumplir los 66 años

Felipe II recostado en su cama

volcó la mirada

su ojo obsesivo sobre las figuras

el edén y el infierno ya le eran conocidos

materias comprendidas desde la infancia

en el centro del retablo

obediente

buscó a la Virgen

no era la primera vez que miraba la escena

no sería la última.

Al sol invicto nos presenta una escritura que siempre busca seguir, por lo general sin comas, ni puntos seguidos, ni estrofas, solo cortes de versos que la hacen muy fluida y punzante, como tratando de encontrar algo a la vez que se desenrolla para ser leída. A esto también contribuye el uso de anáforas e imágenes precisas. El uso de la primera persona plural, como ese sujeto colectivo o propio de los cronistas o los pelotones, se mezcla con el monólogo, un tipo de monólogo propio, pienso, de un personaje de película de guerra.

La metáfora recurrente del libro es el sol como testigo de las peleas humanas y como testimonio de que toda imagen surge de la luz de dicha estrella. Además de esto, hay menciones históricas de todo tipo, entrecruzadas como en una biblioteca desquiciada. Citas a tótems culturales como Eliot, Bach el Bosco, etc., se entremezclan con menciones a personajes locales y extravagantes como el “profeta de Peñalolén”. No hay nada nuevo bajo el sol, parece ser la máxima que el libro desarma y complejiza, de manera fragmentada y a veces caótica. A pesar de que predomina esta primera persona plural, testimonial, también existen momentos de subjetividad, o uso de la primera persona, como es el caso de la sección del texto titulada “Al sol invicto”:

 

y el miedo

ajeno a toda belleza

realidad

tocó la barba

mi barba

barba de mi padre

y todo vuelve

todo vuelve al sol

todo vuelve al lugar

todo vuelve al sol invicto.

En este libro hay un discurso que fluye y va dejando poemas a su paso. Y el sol es el hilo conductor de estos fragmentos, testigo de las atrocidades, de las batallas, los vencedores, los perdedores y también de las genealogías. De ahí el “sol invicto” y la barba de bronce. Tengo entendido que eso significa “Henobarbo”.

Written By
More from Lo que leímos
Chile a ciegas. La triste realidad de nuestro modelo energético (Raúl Sohr)
Reseña remitida por: Joaquín Pérez Chile a ciegas. La triste realidad de...
Read More
Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.