Hombres al sur (José Miguel Martínez)

Hombres al surHombres al sur (2015)

José Miguel Martínez (1986)

Tajamar editores

ISBN 978-956-9043-87-1

341 páginas

 

Lo primero que viene a la mente al abrir este volumen es la cercanía entre su nombre y el conjunto de cuentos de Manuel Rojas titulado Hombres del sur. No podemos entender tal similitud más que como un coqueteo entre esta obra y aquella, una explícita mención de referentes, aun cuando sean en el fondo tan distintas, una suerte de guiño hacia aquellos cuentos de Manuel Rojas, sus anécdotas aparentemente sencillas y cierta forma de contar, tan directa, tan ágil.

Hombres al sur es la segunda publicación de José Miguel Martínez. Se trata de una novela del género de aventuras, que ocurre en el distante Chile de 1851 y que tiene una estructura parcelada. En una primera sección presenciamos el viaje de un hombre mayor, Ángel María, junto a un indio llamado Neculpagñe, quienes transitan en dirección al sur, a encontrar al hijo del primero. Son los meses que preceden a la Batalla de Loncomilla, por lo que existe un ambiente enrarecido entre fuerzas que ya conformadas pronto se encontrarán: los rebeldes al mando de José de la Cruz y el bando leal al gobierno de Manuel Montt. Esta primera sección del relato, narrada en tercera persona, resulta ágil, entretenida y con una alta dosis de acción en sus escenas. Es más, el autor logra urdir, cosa nada de simple, a dos personajes entrañables, que inquietan por sus caracteres y que producen un alto grado de interés por sus motivaciones últimas, a esas alturas desconocidas por el lector. A esta la sigue una sección epistolar: las cartas del hijo de Ángel María a su padre, las que motivan que el viejo haya emprendido camino hasta Punta Arenas, el lugar donde se encuentra su hijo. Luego, en una tercera sección, nos encontramos frente múltiples declaraciones ante un Fiscal que jamás se nos presenta, sobre los hechos ocurridos en la localidad de Punta Arenas, en la que estalló una sedición militar en mano de quienes tomándose el poder por la fuerza, haciendo destrozos y cometiendo homicidios, adoptan la resolución de unirse a las fuerzas del general De la Cruz que se están reuniendo en Concepción, para luchar contra Montt. Finalmente, una última sección, una vez los motivos ya están instalados, retoma la voz en tercera y nos narra la llegada del viejo junto al indio a Punta Arenas y la resolución del conflicto.

Es un libro que se instala con comodidad en el género de las aventuras, que aprovecha de manera inteligente los sucesos históricos para desarrollar una trama repleta de detalles enlazados con sucesos bélicos reales, cosa que le otorga mayor interés y sensación de verosimilitud a un relato deliberadamente fantástico. Sin embargo, es una obra que posee defectos que pudieron evitarse con facilidad. El mayor de ellos seguramente es esa estructura múltiple que detiene la velocidad de la narración, tan necesaria en este tipo de historias, justo cuando se ha asentado con firmeza y ya tiene atrapado al lector; no dilatándola para crear más expectación, sino que simplemente deteniéndola, desaprovechándola cuando se ha conseguido construir. Luego están los problemas de sintaxis, la reiteración de anteponer el verbo antes que el sustantivo —incluso en los casos en que este se pudo omitir de forma directa— como si el lector fuera incapaz de recordar de quién se está hablando, o la insistencia en calificar las cosas como orgánicas u orgánico, según sea el caso, incluso cuando resulta harto discutible su oportunidad.

En suma, se trata de una novela que se enmarca muy bien en el género del cual tributa: el género de aventuras. Se sirve de la violencia de sus escenas, de la agilidad con que se narra, de un puñado de personajes bien logrados y de ciertos sucesos históricos para construir una historia amena e interesante y que, aunque adolece de algunos vicios, consigue sacar adelante la brega y, como muchas veces ocurre en el boxeo, resulta victoriosa por puntos.

Written By
More from G. Soto A.
La Ciudad de los Césares (Manuel Rojas)
La Ciudad de los Césares (1936) Manuel Rojas (1896 - 1973)
Read More
Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *